Castillo de Olite

Es uno de mis castillos favoritos por tener ese espíritu de Castillo en toda su plenitud, por ser enorme, por poder subir a cada una de sus torres, porque recorrerlo de punta a punta lleva un largo tiempo de disfrute, por ser uno de los mejores castillos de España.

Cuando lo visité por primera vez, mayo 2010, aun había zonas por terminar de reconstruir, lo cual da pie a una nueva visita un día de estos y volverlo a disfrutar.

Es un castillo de esos que tienes que tomártelo con calma, disfrutar cada rincón y en especial cada torre, sin miedo a subir escaleras como un niño pequeño deseoso de asomarse y divisar todo desde la altura.

Nombre: Castillo de Olite
Dirección: Plaza de Carlos III 'El Noble'
Ciudad: Olite
Provincia: Navarra
País: España
Página oficial: Castillo de Olite (Guiarte)
Dueño: Diputación
Construido: siglos XIII y XIV
Estado: reconstruido
Tipo: Castillo / Palacio
Visitable: SI
Entrada: 3,50€ adultos (4,90€ guiada)
Horario: Depende de la temporada (mirar página oficial)
Permite fotos: SI
Visitado: 15-05-2010, 17-06-2012
Guía: Guia del Castillo de Olite

Fue Carlos III "El Noble" quien en el siglo XV comenzó la ampliación del anterior castillo, dando lugar al Palacio de los Reyes de Navarra. Aunque casi todos lo llaman "castillo", lo correcto es referirse a él como "palacio", ya que se trata de una construcción con carácter cortesano, donde los aspectos residenciales prevalecieron sobre los militares (defensa).

Uno de sus principales encantos es el aparente desorden de su diseño. Esto se debe a que su construcción nunca se afrontó como un proyecto "de conjunto", debiéndose el resultado final a las continuas obras de ampliación y reformas que se sucedieron durante siglos, aunque la mayor parte de las obras se realizaron entre finales del siglo XIV y principios del siglo XV. El entonces rey de Navarra, Carlos III "El Noble", decidió convertir el palacio existente en sede real permanente y dotarla de todo el ornamento propio de éstas.

El conjunto formado por sus estancias, jardines y fosos, rodeados por las altas murallas y rematados por las numerosas torres, le confieren una espectacular y mágica silueta. En su época, llegó a ser considerado como uno de los más bellos de Europa. En él podremos diferenciar claramente dos recintos: el Palacio Viejo, convertido en Parador Nacional de Turismo, y el Palacio Nuevo. Tras la invasión de Navarra en 1512 por parte de la Corona de Castilla y la de Aragón unificadas, comenzó el deterioro del palacio, ya que sólo fue utilizado por los virreyes como residencia esporádica. El estado de abandono en el que quedó inmerso el palacio hizo que éste fuera deteriorándose progresivamente. Este proceso culminó con el incendio ordenado por el guerrillero Espoz y Mina durante la Guerra de la Independencia Española (1813), ante el temor de que en él se fortificaran las tropas francesas de Napoleón.

El estado actual del edificio es fruto de una restauración tras convocatoria de un concurso en 1923 por parte de la Diputación Foral de Navarra que ganaron los arquitectos José y Javier Yárnoz y que se iniciaron en 1937. Todavía ésta no ha concluido ya que esta compleja labor trata de recuperar la estructura original del palacio, distinguiendo entre lo que se corresponde con el edificio original, y lo que se debe a su restauración. Sin embargo, la riquísima decoración interior que revestía sus muros se ha perdido para siempre, al igual que los jardines exteriores que lo rodeaban.El castillo está inspirado en estilo gótico francés, con algunas características catalano-mallorquinas e inglesas. Actualmente perviven restos de yeserías y estucados de inspiración mudéjar, obra, al parecer, de artesanos moros de la ribera de Navarra.

NOTA
Texto sacado de la Wikipedia.

Retro

Lugares

Redes

Sistemas

Varios